¡¡No vayas de paquete por tu vida!!

Una de mis grandes aficiones es salir a recorrercurva y disfrutar de carreteras de montaña montado en una moto.
Me encanta la sensación de libertad y bienestar que  produce rodar curva tras curva y, siempre de manera prudente, pasar puertos, pueblos, pinares, laderas y valles.

Es un placer elegir la ruta, recrearse en el camino, elegir la mejor trazada… En fin, disfrutar de la carretera en general.

Pero las cosas como son, lo que me gusta es llevar la moto.  Si voy como pasajero (es decir, como “paquete”) no es lo mismo.
Me gusta y disfruto del ambiente motero, me encantan las vistas, también se puede tumbar y sigues teniendo sensación de libertad… ¡¡Pero no es igual!!

La misma ruta es distinta si lo haces la volante (al manillar) de la moto, que si vas en el asiento de atrás.
Esta me parece una alegoría estupenda con lo que les pasa a muchas personas en la vida.
Hay mucha gente que vive “de paquete”, dejándose llevar, no tomado la iniciativa, no pensando dónde quiere ir y sin apreciar el camino.

Si no tomas la iniciativa no vas a disfrutar de la vida. Si no decides dónde quieres ir, nunca vas a llegar. Si no te fijas en el viaje y aprovechas el camino, vas a perderte paisajes increíbles, pueblos acogedores, gente que merece la pena y sensaciones de esas que te dejan sin aliento.
Si solamente “vas de paquete”, el viaje se te va a hacer eterno y aburrido.
Quítalo del entorno de la carretera y llévalo a casa, al trabajo, a los amigos o la familia.

que-no-decidan-por-ti
¿Cuánta gente conoces que no se pone al manillar en esos temas? ¿Cuánta gente ves que se deja llevar y no es feliz? Todos vamos de copilotos alguna vez, pero en el cómputo global, no disfrutaremos de verdad si no “damos un paso adelante” y nos ponemos al mando.

Yo me apunto a la frase de Thoreau, cuando dijo que no quería “descubrir en el instante de mi muerte que no había vivido
Yo me apunto a sacarle partido a la vida, a elegir, a disfrutar, a soñar…
Me apunto a no dejarme llevar por la voluntad de otros o por las circunstancias. Me apunto a vivir.
¿Y tú? ¿Te animas a ser el piloto de tu vida?

¡¡Agarra el manillar y no vayas de paquete por tu vida!! 😉

 

Anuncios

¿Falta de Compromiso de los Empleados?

Acabo de leer en una publicación de RR.HH. unos datos que me han dejado sorprendido. Creo que no es nada nuevo que uno de los problemas con los que se encuentran los directores y mandos de las empresas sea la implicación, motivación y el compromiso de los empleados. Esto es algo lógico y en lo que, además, se está invirtiendo mucho dinero desde hace tiempo porque está claro que la inversión merece la pena y hay un alto retorno de la inversión.Implicar empleados

Lo que me ha sorprendido es ver los porcentajes de un estudio reciente. Por ejemplo: que un 87% de los responsables están preocupados por la falta de compromiso de sus empleados y que sólo el 7% de los responsables de recursos humanos creen tener un adecuado programa de medición, impulso y mejora del compromiso de los trabajadores.

Es decir… Me preocupa que mi gente no se comprometa, pero no hago nada para mejorarlo, ni tengo un programa para medirlo ni impulsarlo…

¿¿¿??? No lo entiendo.

Esto es como si vas conduciendo hacia una pared, sabes que vas a chocar, te angustias por ello, pero ni frenas ni giras el volante… ¿Es que esperas que la pared se quite sola? Sinceramente, no creo que lo haga ;-)

Y con las personas es lo mismo.

Escribía en posts anteriores en una de las empresas con las que colaboro de lo importante que es tener esa “chispa” a la hora de hacer las cosas, de no conformarse con “cubrir el expediente” sino poner pasión en lo que haces, de implicarte e ir más allá.

Todos sabemos que no obtienes los mismos resultados en una tarea si te “metes de lleno” en ella, que si sólo la haces porque hay que hacerla (o que si ni siquiera la haces del todo, que también se ve)

Además, todos tenemos claro que en los últimos tiempos ha habido muchas circunstancias que han afectado a la implicación/motivación de los empleados: Menos seguridad laboral, cambios en el volumen de trabajo y en los resultados, dificultades añadidas por la situación económica, etc…

presentismo

Si sumas a esto que ya había mucha gente que iba al trabajo a “calentar la silla” y a la que la empresa le importaba sólo porque tenía que comer, está claro que hay que hacer algo para mejorar ese compromiso.

 

¿Qué podemos hacer? Gran cantidad de cosas, algunas más fáciles y otras más difíciles. Pero lo que desde luego no debemos hacer es no hacer nada y quedarnos preocupados porque nuestra gente no se implica.

Por ejemplo:

  • Habla con ell@s para ver qué piensan, qué quieren, qué les motivaría.
  • Comunica, informa, comparte… También tus dudas, miedos, reticencias y opiniones (siempre dentro de un límite, por supuesto).
  • Cambia lo que esté en tu mano para que su trabajo sea más fácil o divertido.
  • Infórmales de los objetivos y de lo que se espera de ell@s.
  • Dales Feedback.
  • Preocúpate por sus dificultades.
  • Establece planes de formación y desarrollo, y planes de carrera y de sucesión.
  • Fomenta la colaboración, la interacción y el “buen rollo”.
  • Demuéstrales lo que pueden ganar (y no hablo sólo de dinero)
  • Ayúdales a crecer y a creer.

En definitiva, si cuando tu gente se implica tienes mejores resultados, ¿A qué estás esperando para ayudarles a subir al carro?

implicación