Sin conexión no hay nada

Con el título de este post no me refiero a nuevas tecnologías (o ya no tan nuevas), ni a la nube, la conectividad total, los 5G, etc.

Con él me quiero referir a un hecho que mucha gente olvida en las ventas… Si no conectamos con nuestro cliente, estamos perdiendo una infinidad de oportunidades. Si nos olvidamos de que somos personas tratando con personas, nos estaremos cerrando las puertas a lograr lo que queremos.

No podemos despreciar el hecho de que los clientes no son un simple número sino seres humanos; personas con sus intereses, sus gustos y preocupaciones. Si lo hacemos, jamás podremos darles el mejor servicio y, por lo tanto, tendremos dificultades para retenerlos e incluso para venderles nuestros productos.

conexión con cliente

Durante mi vida laboral he trabajado con gran cantidad de equipos de venta, ayudándoles a mejorar sus habilidades comerciales y, como resultado, a aumentar sus ventas y sus números.

Hemos trabajado con técnicas, métodos, ejemplos, videos, simulaciones, …

Debatimos los principales “trucos”, analizamos las dificultades típicas, compartimos experiencias, definimos modelos, …

 

Pero  todo esto pierde su fuerza si nos olvidamos de algo fundamental: Antes de aplicar nada, tenemos que conectar con el cliente.

Debemos “ganarnos el derecho” a ofrecerle nuestro producto. Tenemos que abonar el terreno para que nos escuchen y confíen en nuestra recomendación.

 

Y es que la compra no se realiza de una manera racional.

Tal como decíamos antes, no podemos olvidar que somos personas tratando con personas o que, si no generamos esa conexión, “rapport”, o “buen rollo”, tendremos muchísimas más posibilidades de que la respuesta sea “NO”

No hablo de que seas el mejor amigo del cliente y que luego os vayáis de copas, pero antes de pensar en la venta, piensa en la persona que tienes delante.

Haz que se sienta a gusto, haz que se sienta especial, único, que no es “otro cliente más” o simplemente un número.

Al fin y al cabo, ¿no te gustaría que lo hicieran contigo?

Seguro que sí… a todos nos gusta.

 

De este modo lograremos que nos escuche (si no me escucha, no vendo), que confíe en nosotros (si no confía, no vendo) y que encima sus emociones le ayuden a decidirse por el sí a tu producto (si no le emociona, ten por seguro que encontrará un “pero”)

cliente no escucha

Antes de desarrollar las habilidades comerciales, asegúrate de que estás teniendo en cuenta a la persona que tienes delante (a tu cliente), que estableces una relación (conexión) con tu cliente, que no suenas como una máquina que ofrecerá lo mismo venga quien venga y que tienes claro que tu objetivo es:

Que él o ella compre y que te de las gracias por haberle recomendado lo mejor para su caso…

Esto sólo pasará si has logrado esa conexión…

 

Y además estarás aumentando las posibilidades de que este cliente repita y de que se lo cuente a sus amig@s. Estás facilitando que tu empresa, tu oficina o tu puesto sigan aquí en el fututo…

Si no, no venderás. O como mucho el cliente comprará lo que considere… Hoy… Y mañana será otro cantar…

Y es que, al final, tal como dice el título de este post, SIN CONEXIÓN NO HAY NADA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s