La Operación Bikini

Llegan unas fechas cuando se acerca el verano, en las que aumenta el calor y disminuye la cantidad y el tamaño de la ropa.

Estando ya en mayo, son muchos los que empiezan a pensar en que quieren “ponerse en forma” y poder estar algo mejor cuando vayan a la playa o la piscina… De ahí la famosa “operación bikini”

Mucha gente pretende logar en un mes lo que no ha hecho en años. Mucha gente busca resultados inmediatos e incluso milagros. De hecho, he visto una persona a la que un monitor de gimnasio le decía… “Aquí se hace ejercicio, no milagros”

operac-bikini

Independientemente de que compartas o no esa tendencia generalizada del culto a cuerpo y la estética, quiero utilizar esa circunstancia para hablar de algunas cosas que se ven también en las personas y en las empresas.

¿Cuántas veces nos hemos encontrado a personas que quieren que las cosas cambien pero no han hecho nada para conseguirlo? ¿Cuántas hemos visto un directivo quiere lograr cambios en su departamento “por arte de magia”? ¿No habéis visto al dueño de una empresa que se da cuenta de que sus ingresos están bajando y que quiere cambiar esa tendencia sin invertir prácticamente ni dinero ni esfuerzo?

Cuántas personas (a nivel laboral o personal) hemos “evitado ver” una situación que no nos gustaba y, aunque la veíamos, nos engañábamos a nosotros mismos o decíamos que no era para tanto o… Y cuando nos damos cuenta queremos que cambie de un día a otro… Me temo que no funciona así…

Al final, con todo esto quiero decir que si queremos las cosas “ya”, va a tener un coste y unas consecuencias que posiblemente no nos gusten (y eso cuando sea posible, que no siempre lo es)

Al igual que someterse a “dietas milagro” no suele llevar a buen puerto, querer hacer cambios radicales en los hábitos deportivos, comportamientos personales o empresariales, o en los equipos, tampoco va a funcionar si quiero conseguir algo que requiere un tiempo

Vamos a dejarnos del “Síndrome del examen final” (eso que hemos hecho todos de estudiar a última hora) y vamos a hacer las cosas bien.

Vamos a ser conscientes de dónde estamos “de verdad”, definamos un objetivo a lograr y tracemos un plan de acción razonable y coherente.objetivo 2

¿Que se acerca una fecha y queremos incrementar o mejorar lo que ya estamos haciendo? ¡¡Perfecto!! Eso seguro que te aporta cosas positivas. Pero sólo si ya estás haciendo algo. Si no tienes costumbre… no quieras correr porque no te va a llevar a ningún sitio… O ¿no conoces a nadie que tras 5 años de inactividad se apunta al gimnasio y va todos los días?… ¿Qué suele pasar? Que no dura más de dos semanas, se lesiona, desmotiva y no vuelve a pisar un gimnasio en otros 5 años.

Así que, si quieres cambiar algo, ponte en marcha, adelante… Pero sé realista con las acciones, los tiempos y define un buen plan.

¡¡Ánimo!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s