¡¡Basta ya de quejarse!!

Hoy quiero dedicar unas líneas a esa costumbre tan española que es quejarse de una situación y luego no hacer nada al respecto.

A ver, no me entendáis mal, todos tenemos el derecho a quejarnos y al “pataleo”. Hasta es sano echar pestes de vez en cuando y gritar a los cuatro vientos las cosas que están mal o lo que nos molesta.

Por supuesto todos nos merecemos esos momentos de  desahogo y todos lo hacemos, incluido yo.

A lo que yo me estoy refiriendo en este post, es a esas personas para las que todo está siempre mal o que se quejan reiteradamente de algo sin intentar cambiar el mínimo detalle. ¿Para qué? ¿Cuál es el sentido de todo eso? ¿Dé qué sirve?

Einstein decía: no esperes resultados distintos haciendo siempre lo mismo. Si no cambias nada ¿por qué te quejas si las cosas siguen igual?

De acuerdo, no siempre podemos cambiar nuestro entorno a nuestro gusto, ni podremos hacer que todas las personas reaccionen como nosotros queremos. Desgraciadamente hay cosas sobre las que no podemos decidir o en las que no podemos influir ¡pero siempre podemos hacer algo!

Cuando menos, siempre podemos probar otro acercamiento, cambiar nuestra forma de verlo, la forma en la que nos afecta o nuestra forma de reaccionar.

No tiene sentido seguir quejándose indefinidamente y ni siquiera probar otras cosas o intentar que te afecte menos ¿no crees? ¿Qué buscamos con eso? ¿Sirve para algo? Sinceramente, lo dudo mucho.

Hay una frase que oí de pequeño y que los que me conocen me han oído mucho: SI LO QUE TE PREOCUPA TIENE SOLUCIÓN ¿POR QUÉ TE PREOCUPA? SI NO LA TIENE ¿PARA QUÉ PREOCUPARSE?

Ojo, no estoy diciendo que no hagamos nada ¡¡¡al contrario!!!

Si tiene solución ¡PONTE EN MARCHA!

Si no la tiene, quejarte una y otra vez no te va a servir de nada.

Es como salir a la calle un día de lluvia, e intentar hacer que pare de llover en lugar de coger un paraguas, no tiene sentido. Si no quieres mojarte: no salgas, coge un paraguas o cambia de actitud y asume que te vas a mojar (hasta puedes convertirlo en una anécdota divertida o en un juego).

No protestes porque no puedes cambiar algo que no está en tu mano, tómatelo de otra manera e intenta una manera distinta de afrontarlo.

Insisto. El problema de todo esto no es cuando protestamos por algo concreto o cuando soltamos un bufido (o incluso un insulto, ¿para qué engañarnos?) El problema es cuando esto es la tónica habitual y nos quejamos “por quejarnos” sin hacer nada.

¿Cuánta gente se queja de su jefe, de sus colaboradores, compañeros… y ni siquiera habla con ella/él/ellos? ¿Cuánta pone verde a otras personas que incluso desconocen que están haciendo algo que molesta? ¿Cuántas personas veis pasar una y otra vez por una situación que aborrecen, pero que nunca intentan cambiar? ¿O que se quejan de algo y no hacen nada? Creo que todos podemos identificar situaciones así y personas que actúan de esta manera, tanto en el trabajo como en la vida privada.

¡Ya está bien, por favor!

Si tanto te molesta, cámbialo.

Si no, es que para ti no es tan grave, así que no te quejes.

Perdón, que pierdo los papeles ;-)

No voy a seguir dando vueltas al tema, creo que está bastante claro y no merece la pena perder ni un minuto más en él. Sólo quería comentar algo que todos nos encontramos en nuestra vida ¡y no debería ser así!

Así que, como dice la canción, “basta ya de tanta tontería”, hagamos cosas por cambiar lo que no nos gusta y metamos mano a la vida.

Demos un paso adelante, pongámonos en marcha y cambiemos el mundo para que sea cada día un poquito mejor.

Un saludo a tod@s.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s