No se puede motivar a nadie

No, no te confundas, no puedes juntarte con alguien y decirle, “mira, lo que tienes es que tener ganas y hacer esto y poner toda tu alma, todas tus ganas y el 100% de ti mismo” O algo como: “no, de verdad… Si es que tienes que querer hacer esomotivar

Me temo que esto no funciona así…

En más de una ocasión, he podido ver caras de asombro cuando en algún curso, hablando de motivación, he soltado el título de este post: “no se puede motivar a nadie”.

Y es que es así, por mucho que quieras, tú no puedes motivar a nadie. Si una persona no quiere hacer algo, si le da igual o si no  ve nada que le incite a la acción o nada que le a él o ella mismo/a le implique o le motive… olvídate. NO PODRÁS LOGRAR HACER QUE QUIERA

La motivación no es algo que venga de fuera. Las ganas no se pueden insuflar, la fuerza, la energía no es un bien traspasable de unos a otros. El que tú veas algo como súper, súper importante o como muy, muy bueno, no te garantiza que otra persona pueda llegar a comprender (o tan siquiera a ver) que eso es así.

Pero tranquilo/a, POR SUPUESTO QUE PODEMOS HACER ALGO.

Claro que tenemos nuestro margen de maniobra o nuestra pequeña parcela para actuar sobre la motivación de los demás. Pero no pienses jamás que, aunque alguien no quiera, tú vas a motivarle y a hacer que se suba al carro.

Lo siento, pero esto no es así.

Y si la motivación es algo interno de cada uno, ¿cómo podemos motivar a las personas que nos rodean, a nuestros empleados o a nuestros equipos?  Actuando sobre el entorno.

Lo que sí podemos hacer es favorecer las circunstancias que provoquen que la otra persona se motive. Él o ella misma, no tú… Pero puedes actuar sobre eso.

Yo no puedo lograr que algo te mueva a ti a hacer esto o lo otro, pero sí puedo lograr que las circunstancias sean propicias para que tú veas un beneficio para ti, o que “te piques” y quieras hacerlo, o que lo veas como una necesidad. Eso sí.

tirar del carroEn nuestras manos tenemos muchísimas herramientas para interactuar con el otro, tenemos mil oportunidades de comunicar, de “manipular” (en el sentido positivo), de hacer pensar…. Son ocasiones inmejorables para poder influir y lograr que las personas se motiven. Ojo, no podemos motivarlas, pero sí podemos favorecer que ellos mismos se motiven.

Además, os voy a contar un secreto…

Los seres humanos, como animalitos que somos, estamos programados para el éxito. Tanto es así que, en la naturaleza, el fracaso supone la muerte  (e insisto, aún somos animales, nos guste o no).

Estamos programados para la supervivencia y, por lo tanto, para el éxito.

El gran reto del directivo o del mando, es lograr que sus equipos vean cada oportunidad para lograr un éxito personal (y/o colectivo) El auténtico desafío es lograr que las personas de tu entorno comprendan que, haciendo lo que tú propones (eso por lo que quieres que se motiven) van a lograr mejorar, ganar algo o ser más felices.

Te garantizo que si haces eso, la gente estará motivada. Sin duda.

No malgastes tus esfuerzos en insuflar ganas en una persona o convencerle de que lo mejor para él/ella es que tenga ganas de hacer una tarea. Despierta en él/ella una inquietud para lograr algo positivo para él/ella.

Como dijo Antoine de Saint-Exupéry…

“Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho.”

 casco barco

Anuncios

2 comentarios en “No se puede motivar a nadie

  1. Javier , simplemente genial, las compañías creen que sólo el salario motiva. Yo creo que a un profesional hay muchas maneras de motivarles, máxime con las posibilidades que la tecnología nos brinda hoy en día.

    Cuando en las entrevistas de trabajo que te llegan a decir: “aquí el trabajo es muy duro, se trabajan muchas horas, los deadlines son muy ajustados ¿estás motivado, ya sabes que la motivación mueve montañas?”. Y entonces es cuando preguntas, por ejemplo, sobre la flexibilidad horaria te dicen que no hay posibilidad.

    Acto seguido pienso que definitivamente tienen un concepto muy particular sobre la motivación y se quedan con solo: “no se puede motivar a nadie”, que es desde luego lo más cómodo.

    Si pensasen por un momento en cuales son las condiciones que pueden encender la mecha de la motivación de esta persona, se darían cuenta de que el trabajador no solo trabajaría para conseguir los objetivos de la empresa, sino los suyos propios; con lo cual la relación será estable, productiva y durará en el tiempo.

    Sinceramente creo que aun hay muchos directivos que no se han dado cuenta de que, como en cualquier negociación o relación comercial, tiene que haber un equilibrio, un win-win.

    Muchas gracias por compartir tu reflexión, Saludos, Alicia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias Alicia.
    Sí, me temo que aún hay much@s directiv@s que no entienden que es mentira eso de “si tú ganas yo no” y much@s que sólo entienden el palo (ni siquiera la zanahoria)
    Ayudar a establecer unas circunstancias favorables para la gente tiene un impacto directo en los resultados, pero aún hay quien no lo ve.
    Gracias de nuevo, espero verte de nuevo por aquí.
    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s