El auténtico comienzo del año

Tras unos días para “hacer la descompresión” en la vuelta al trabajo   (espero que me perdonéis este símil con el submarinismo) hoy escribo unas líneas para saludaros y para desearos un Feliz Año Nuevo.

No, no me he vuelto loco, soy consciente de que aún no estamos en enero pero, ¿no es septiembre el mes en el que para muchos, todo empieza de nuevo? ¿No es un mes en el que (exceptuando por el famoso síndrome post-vacacional del que ya escribí hace tiempo) volvemos con energías renovadas, hacemos nuevos proyectos, retomamos los antiguos con más intensidad…?

¿Acaso no es ahora cuando, al igual que en enero y quizás un poco más que entonces, hacemos propósitos sobre cosas que queremos cambiar, mejorar o empezar a hacer? No en vano es uno de los meses más fuertes en los gimnasios, tiendas de dietéticas y academias de idiomas.

No creo que esto sorprenda a nadie ¿verdad? es lo más normal del mundo y es lógico que pase después de las vacaciones. Para la mayoría de la gente, el verano supone un “alto en el camino”. Un punto y seguido en el que tenemos la oportunidad de romper la rutina del día a día, de separarnos de las presiones del trabajo, rebajar el stress, relajarnos y olvidarnos de los malos momentos.

Vale, no sé cómo habrá sido tu verano. No sé si has tenido tiempo de hacer la “descompresión”, si hace mucho que volviste o si ni siquiera te has podido ir, pero hoy te propongo una cosa.

¿Qué te parece aprovechar que para tanta gente esa “vuelta al cole” supone plantearse lo que hemos hablado antes? ¿Qué te parece utilizarlo como excusa, coartada o motivo para cambiar eso con lo que no estás a gusto en tu vida? Si hay algo que quieres mejorar ¿por qué no hacerlo ahora?

Da igual que sea un pequeño cambio de actitud hacia las cosas que te rodean o ese proyecto enorme que siempre te ha acongojado. Aprovecha que, en mayor o menor medida, todos hemos hecho un “zoom-out” y hemos tenido la oportunidad de ver las cosas con perspectiva. Aprovecha esas nuevas energías para buscar lo que quieres. Sácale partido a que los roces y las desilusiones por las cosas que no salieron se han ido enfriando con el paso de estas semanas.

Piensa qué quieres conseguir y ponle pasión. A partir de ahí, sólo es cuestión de empezar y ponerse en marcha. Cada uno tendrá su manera, elige la tuya.

Lo importante es, como decían en la película Grease, que hay que levantarse “todos de un brinco, empieza el curso escolar y hay que estudiar con ahínco”

Sácale partido a tus vacaciones, aprovéchalas también para tu vuelta al trabajo y COMIENZA EL AÑO COMO SI TÚ LO INVENTARAS

Anuncios