¡¡No vayas de paquete por tu vida!!

Una de mis grandes aficiones es salir a recorrercurva y disfrutar de carreteras de montaña montado en una moto.
Me encanta la sensación de libertad y bienestar que  produce rodar curva tras curva y, siempre de manera prudente, pasar puertos, pueblos, pinares, laderas y valles.

Es un placer elegir la ruta, recrearse en el camino, elegir la mejor trazada… En fin, disfrutar de la carretera en general.

Pero las cosas como son, lo que me gusta es llevar la moto.  Si voy como pasajero (es decir, como “paquete”) no es lo mismo.
Me gusta y disfruto del ambiente motero, me encantan las vistas, también se puede tumbar y sigues teniendo sensación de libertad… ¡¡Pero no es igual!!

La misma ruta es distinta si lo haces la volante (al manillar) de la moto, que si vas en el asiento de atrás.
Esta me parece una alegoría estupenda con lo que les pasa a muchas personas en la vida.
Hay mucha gente que vive “de paquete”, dejándose llevar, no tomado la iniciativa, no pensando dónde quiere ir y sin apreciar el camino.

Si no tomas la iniciativa no vas a disfrutar de la vida. Si no decides dónde quieres ir, nunca vas a llegar. Si no te fijas en el viaje y aprovechas el camino, vas a perderte paisajes increíbles, pueblos acogedores, gente que merece la pena y sensaciones de esas que te dejan sin aliento.
Si solamente “vas de paquete”, el viaje se te va a hacer eterno y aburrido.
Quítalo del entorno de la carretera y llévalo a casa, al trabajo, a los amigos o la familia.

que-no-decidan-por-ti
¿Cuánta gente conoces que no se pone al manillar en esos temas? ¿Cuánta gente ves que se deja llevar y no es feliz? Todos vamos de copilotos alguna vez, pero en el cómputo global, no disfrutaremos de verdad si no “damos un paso adelante” y nos ponemos al mando.

Yo me apunto a la frase de Thoreau, cuando dijo que no quería “descubrir en el instante de mi muerte que no había vivido
Yo me apunto a sacarle partido a la vida, a elegir, a disfrutar, a soñar…
Me apunto a no dejarme llevar por la voluntad de otros o por las circunstancias. Me apunto a vivir.
¿Y tú? ¿Te animas a ser el piloto de tu vida?

¡¡Agarra el manillar y no vayas de paquete por tu vida!! 😉

 

Anuncios

Disfruta los momentos “Flashdance”

flashdMe encanta la definición que hace Joan Plans de “Momentos Flashdance”
Obviamente hace alusión a la película del mismo nombre y, como yo me crié en los 80, he de decir que ésta es una de las películas que figuran en el repertorio de mi infancia.

Volviendo a esos momentos Flashdance… Cualquiera que haya visto esa película recordará el momento en que la protagonista finalmente se enfrenta a la prueba para la que se ha estado preparando.

Ese momento, justo cuando Alex  (Jennifer Beals) se coloca en posición para empezar su baile, es el instante exacto en el que va a acceder a la oportunidad de su vida; a partir de ahí, los cambios serán irreversibles. Ya nada será igual, ya no podrá decir que no sabe qué habría pasado, ya no podrá seguir engañándose a sí misma o buscando excusas. A partir de ese instante sabrá con certeza si estaba capacitada o no para lograr ese sueño.

Es un momento de nervios, de concentración, de dudas…
De hecho, en la película, cuando va a colocar la aguja para poner la canción (sí, es un disco de vinilo, eran los 80) se ve cómo le tiembla la mano y hasta hay una pequeña pausa, una duda.
Y es totalmente normal que en nuestras vidas a nosotros también nos entren esas dudas, esos miedos. Al fin y al cabo, si no te presentas a la prueba no habría ese instante Flashdance, todo seguiría igual y siempre podrías echar la culpa de tu fracaso a las circunstancias….

Pero ahí tenemos que hacer lo que hizo ella. Tomar aire y seguir adelante.
Son esos momentos los que van a hacer que nuestra vida sea como nosotros queremos.
Son esos momentos los que van a marcar la diferencia entre dejarnos llevar y vivir a la deriva, o ser felices persiguiendo nuestros sueños.

Como dice Plans, no podemos “dejar pasar la vida esperando que todo haya mejorado cuando asomes la cabeza desde tu agujero en el suelo cual avestruz”

Y sí, te puede pasar lo que le ocurre a ella. Puedes tropezar y caerte, pero no dejes de levantarte y volver a intentarlo. En el blog de mi antigua empresa he hablado muchas veces de ponerle pasión a las cosas que haces, de tomar el mando y luchar por lo que quieres, de buscar lo que te llena y ponerle ese punto de emoción que te hace sentir vivo.

Para añadir algo sólo puedo repetir lo que dicen el cartel y la banda sonora de la película:

“TAKE YOUR PASSION, AND MAKE IT HAPPEN!!”